Esta fin de semana en Palavea


  • Venres 26: Xornadas anticarcelarias: todos os beneficios das xornadas irán destinados á escola Ruka Inche
    • 20:00–> Charla anticarcelaria a cargo de Javi Ávila

  • Sábado 27: Obradoiro de cocinha vegana + xornada de autoformación feminista + remate das xornadas anticarcelarias
    • 11:30 –>1º obradoiro de cocinha vegana tralo parón
    • 14:00–>Xantador Vegano
    • 17:00–>Xornada de autoformación feminista: actividades e debates. Roles da muller dentro dos movementos sociais, actitudes machistas e patriarcais dentro do propio movemento.
    • 21:00–>Ceador Vegano. Clausura das xornadas anticarcelarias.
    • 22:00–>Concertos. Folkólicos + Débito

Débito (http://es-es.facebook.com/pages/D%C3%88BITO/175367055846473?v=info)

Folkólicos

  • Domingo 28:
    • Charla: como a non violencia favorece ao estado

Por aquí a dirección na que toparedes información sobre isto, a través dun fancine que se presentará aproveitando a charla que terá lugar este domingo –> http://josepgardenyes.wordpress.com/2012/09/07/23-tesis-en-torno-a-la-revuelta/

E por aquí vos deixamos a presentación coa que vos convidan, e vos convidamos, a asistir á charla:

“La sociedad no tan solo nos ha enseñado a aceptar la explotación y la 
jerarquía, sino también nos ha entrenado para luchar de una manera no 
capaz de destruir el sistema de poder, sólo reformarlo, cambiando las 
máscaras. Por una banda, la noviolencia es imprescindible para que el 
Estado mantenga el monopolio de fuerza, y por otra banda, el concepto 
occidental del individuo y de la libertad que se llevan en el seno de 
movimientos incluso revolucionarios evita cualquier ruptura profunda 
con la esquema de dominación. Estamos colonizados sin saberlo, 
enseñados a reproducir el poder incluso cuando rebelemos.”


Colonizando la Revolución

Nuestra socialización capitalista, patriarcal y autoritaria nos ha 
entrenado para que nosotros mismos obstaculicemos nuestro propio 
camino de lucha. Una lucha que emprendemos inevitablemente como 
respuesta al malestar generado por la misma cultura.

El primero de estos obstáculos es la noviolencia y la subjetividad 
ciudadanista, que nos enseña a no atacar al sistema sino a buscar el 
diálogo con él, colaborando en sus propios mecanismos—ya sean las 
elecciones, la prensa u otras instituciones. Y cuando nos amenaza con 
intensificar nuestra precariedad, nos enseña a reivindicar las viejas 
formas de explotación, como el estado de bienestar, en contra de las 
nuevas, en vez de buscar lo que nos va bien a nosotros y no a ellos. 
Al final, no es ninguna sorpresa que el Estado nos adoctrine con 
formas de lucha que no son capaces de amenazar la base de su propio 
poder.

Pero una vez superados estos obstáculos, las luchas populares 
demuestran una tendencia tan curiosa como trágica: la autotraición. 
Las pocas luchas que consiguen la fuerza colectiva necesaria para 
derrotar el sistema acaban restaurándolo. Ésto se puede ver en 
ejemplos tan distintos como el intento de los bolcheviques (que 
incluía, desgraciadamente, a un gran número de anarco-bolcheviques) de 
imponer una dictadura del proletariado; el intento de la CNT en el '36 
de evitar una dictadura mediante el camino de la colaboración en un 
frente unido; la evolución de las cooperativas y las fábricas 
ocupadas—ya sea en Mondragón, en el Torino del 1919 o en la Argentina 
del 2002—en otro modelo de negocio capitalista que acaba enseñando a 
los propios capitalistas como manejar a sus empleados de manera más 
productiva y menos conflictiva; y en general la recuperación por parte 
del sistema de una gran parte de los movimientos obreros, feministas y 
anticoloniales, movimientos considerados revolucionarios en sus 
principios.

En el fondo de esta tendencia a la derrota encontramos una 
contradicción en la definición misma de libertad. Por un lado, tenemos 
la definición occidental y democrática de libertad, construida a base 
de un concepto del individuo racional y a través de procesos 
históricos como la caza de brujas, la expropiación sangrienta de los 
bienes comunales, la colonización, el desarrollo de la medicina 
occidental y el desarrollo paralelo de la tortura, la alienación de 
los cuerpos y la privatización de los conocimientos.

Por otro lado, hay un concepto de libertad que queda por explorar, por 
expresar y por poner en práctica.

Este proceso de colonizar hasta nuestro concepto de libertad tiene un 
impacto actual en nuestra forma de concebir la militancia, la afinidad 
y la estrategia. Hasta la divergencia más evidente en los últimos años 
entre las posturas “sociales” y “antisociales” refleja la división de 
algo realmente indivisible.

Esta charla se basará en los textos Como la noviolencia protege el 
Estado, 23 Tesis en torno a la revuelta, y Guerra Social, Tensión 
Antisocial, un libro que acaba de salir y el cual se presentará en la 
charla.
Advertisements

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair / Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair / Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair / Cambiar )

Google+ photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google+. Sair / Cambiar )

Conectando a %s

%d bloggers like this: